Gabriele Partemi nasciò en Ripatransone, Italia, vive y trabaja en S. Benedetto del Tronto, en la costa Adriatica. Ha sido un autodidacta, ha hecho muchos trabajos y ha visitado muchas ciudades en el mundo. Eso le diò la oportunidad de madurar sus conocimientos artisticos y de alcanzar una major maduridad de expresion y estilo artistico, llegando por fin a ser admitido al prestigioso mundo del arte moderno. Gabriele ha participado a muchas exibiciones, muestras, competiciones y ha ganado premios importantes. El ha organizado tambien muestras personales y la prensa ha dato mucha resonancia a sus obras con articulos y reportages muy favorables por parte de los criticos de arte y los periodistas. El esta incluido en los catalogos de arte figurativa mas importantes como la “Enciclopedia de los pintores y escultores italianos del siglo 20esimo”, Anuario Comed 1991-1992, y el valor comercial de sus cuadros esta en costante aumento. Aqui tenemos una reseña sobre Gabriele Partemi.

He seguido desde muy cerca la evolucion artistica de Gabriele Partemi, su busqueda de nuevas formas cromatica y estilisticas. Sus paysajes suguieren una belleza incontaminada, una necesidad de algo romantico y puro. Debido a ese amor por el paysaje en su expresion mas romantica y consueta, el logra introducir en sus paysajes unos efectos de luz muy especiales. Sus vistas de una magnifica Venecia con sus iglesias encantadoras, sus canales esconditos mas llenos de una luz delicada, nos dan una idea de su capacidad de percepir todas las cosas bellas en toda circumstancia. Las niñas que animan los rosales y campos de papaveros son figuras de mujeres que tal vez no existen mas, asi dulces y romanticas, reservadas y silenciosas. Por cierto Gabriele hubiera vivido mejor en el ochociento o mas bien al comienzo del siglo pasado. Todavia en sus discusiones el muestra una vision clara de los problemas de nuestro tiempo, y esta siempre listo para expresar su indignacion en contra de las injusticias y los atropellos. Su busqueda artistica lo esta llevando hacia aquella claridad pictorica que no es la negacion del color, si no mas bien la busqueda de una luz impregnada de espiritualidad, que es la esencia de la vida; eso porque Gabriele es un puro. Creo que el merece mucho exito en su carrera artistica y yo se lo deseo de todo corazon”.

~ Giancarlo Orru, critico de arte